Noticias

Socavón 

El pasado lunes, 18 de febrero, sobre las cinco de la tarde, tuvo lugar un accidente en Bedia cuando el camión de Arratiako Udalen Mankomunitatea fue a recoger el contenedor de papel y cartón, como habitualmente realiza, en el Barrio de Jáuregui, y quedó parcialmente enterrado en un socavón que se produjo al ceder el terreno.

La causa del accidente está relacionada, según las investigaciones realizadas, con las lluvias de las últimas semanas, que han ido lavando el subsuelo y, junto con el peso del camión,  provocaron el hundimiento del terreno.

El desprendimiento afectó a una línea eléctrica que abastece a la empresa Zinbe, dando lugar a un cortocircuito que provocó un fuerte estruendo, que asustó a las vecinas y vecinos de la zona. En un principio se llegó a pensar que la tubería de gas que da suministro al valle de Arratia pudiese estar afectada.

Trasladados de manera urgente los servicios técnicos municipales al lugar, junto con otros servicios de emergencia, se realizó una primera evaluación de las causas del accidente y los posibles daños. Tras comprobar lo ocurrido, se solicitaron dos grúas para proceder a la retirada del camión siniestrado. La operación de retirada del vehículo fue realizada bajo la supervisión de una dotación de bomberos y de técnicos de Naturgas, que trabajaron junto con los operarios de las grúas para que todo se realizara con la máxima seguridad.

Una vez retirado el camión, y con la ayuda de una máquina excavadora, y en algún momento de manera manual, se destapó la tubería de gas y se comprobó que no había sufrido ningún daño, por lo que una vez balizado y señalizado el lugar, se dio por finalizada la actuación.

Al día siguiente, el martes 19 de febrero, continuaron las labores para la solución del problema, procediendo a apuntalar y proteger la tubería de gas. Además, parte del socavón se ha rellenado de hormigón con el fin de impedir la caída del poste eléctrico. Con el fin de evitar nuevos daños en caso de lluvia, y posible inundación del agujero, se va ha realizar un desvío de las aguas mediante un pequeño muro de hormigón.

Con la zona asegurada, los técnicos municipales van a proceder a analizar las obras que hay que realizar y a redactar el correspondiente proyecto de reparación definitiva, para acometer los trabajos a la mayor brevedad posible.